Planes de pensiones: desgravan menos, pero los necesitamos más que nunca

8 / 11 / 2021 Tus ahorros

Desde enero de 2021 el máximo a reducir por aportaciones a planes de pensiones individuales es de 2.000 euros, que se pueden incrementar en 8.000 € a través de contribuciones del promotor a planes de pensiones de empleo

desgravación planes de pensiones

El ahorro periódico para la jubilación no sólo es interesante fiscalmente, también para disponder de un complemento a la pensión pública. Foto: iStock

El año 2021 trajo cambios en lo relativo a la fiscalidad de los productos de ahorro por excelencia para la jubilación: los planes de pensiones. Por eso es importante saber cuánto podemos desgravar por nuestro plan de pensiones a partir de este año.

Los planes de pensiones, ese ‘colchón’ económico que vamos preparando de cara a la jubilación para complementar la pensión pública, siguen teniendo ventajas fiscales que siempre es interesante aprovechar. Hasta ahora el importe máximo anual de aportación a planes de pensiones y su máxima desgravación era de 8.000 euros. Sin embargo, desde enero de 2021 existe una nueva fiscalidad que fija el tope en 2.000 € para aportaciones individuales a planes de pensiones.

Es decir, individualmente sólo se podrá aportar y reducir 2.000 euros anuales a nuestros planes de pensiones.

También la reducción adicional por aportaciones a favor del cónyuge se reduce y pasa de 2.500 de importe máximo anual a 1.000 €.

Un cambio que favorece al segundo pilar

Si bien desde enero de 2021 hay una importante reducción en el límite para las aportaciones individuales y hay previsión de que en 2022 se fije en 1.500 €, este máximo de aportación y de reducción fiscal se puede ampliar hasta 10.000 € a través de las contribuciones empresariales a planes de empleo, cuyo máximo para 2021 es de 8.000 € al año.

El objetivo es potenciar la previsión social complementaria a través de los planes de pensiones de empleo. Un producto poco conocido en nuestro país y que, sin embargo, constituye una herramienta fundamental si hablamos en términos de beneficios sociales. Sobre todo en un momento en el que no hay duda de la necesidad futura de complementar la pensión pública. Se trata de que, con la suma de tu pensión pública, más tu plan de pensiones, mantengas un nivel de ingresos similar al de cuando estabas en activo.

¿Qué es un plan de pensiones de empleo?

Un plan de pensiones de empleo incrementa la motivación de los empleados y por tanto constituye una herramienta de fidelización que refuerza los vínculos empleado-empresa. Al mismo tiempo, puede incentivar el ahorro para la jubilación de los trabajadores.

Los planes de pensiones de empleo están muy desarrollados en países como Holanda o Dinamarca, donde incluso son obligatorios. Son sistemas de previsión promovidos por las empresas para sus empleados. A ellos se puede adscribir voluntariamente un trabajador que lleve al menos 2 años en la empresa y deben respetar el principio de no discriminación.

Para el promotor (la empresa), las contribuciones son gasto y reducen la Base Imponible del Impuesto de Sociedades. Para los partícipes (los empleados), las contribuciones del promotor se imputan como rendimiento del trabajo en especie y se reducen en el IRPF, por lo que tienen un efecto neutro. Las realizadas por el propio partícipe, reducen la Base Imponible del IRPF.

Bajo el nuevo escenario, desde enero de 2021, en los casos en que el empleador o la empresa contribuyan al plan de pensiones del trabajador, es decir, a planes de pensiones de empleo como RuralPyme, se puede incrementar en 8.000 euros la aportación anual a planes de pensiones a través de la contribución empresarial.

Ello implica la posibilidad de que te puedas llegar a desgravar hasta 10.000 euros por tu plan de pensiones.

¿Puedo desgravar mis aportaciones llegada la jubilación?

La respuesta también es sí. Un pensionista puede desgravar en estos casos. Concretamente, si la persona se va a jubilar y aún no ha solicitado la prestación de ningún producto de previsión, podrá seguir reduciendo sus aportaciones en su declaración del IRPF. Y, si ya se ha jubilado y está disfrutando de este complemento de ahorro, puede seguir haciendo aportaciones y beneficiándose de ventajas fiscales. Aunque el ahorro acumulado con lo aportado al plan con posterioridad a la jubilación sólo podrá ser rescatado en situación de gran dependencia o fallecimiento, en este último caso, los beneficiarios serán los herederos.

¿Qué ventajas tiene contratar un plan de pensiones?

Indudablemente contratar un plan de pensiones tiene muchas ventajas si queremos tener el mayor bienestar posible en el futuro. El plan de pensiones sigue siendo una opción más que interesante, independientemente de los cambios introducidos por la última reforma.

Dado que el sistema público de pensiones se aleja cada vez más de lo que hasta ahora conocíamos, contar con un plan de pensiones es una garantía de que nuestra jubilación tendrá la calidad que merece.

Hay que tener en cuenta que, si ya ahora hay menos de dos trabajadores por cada pensionista, la evolución demográfica de la sociedad hará que en pocas décadas haya tantos trabajadores como personas jubiladas.

Es decir, que las pensiones públicas difícilmente podrán cubrir las necesidades de muchos, llegada la jubilación. Seremos más jubilados y viviremos más años.  Visto lo visto, puede ser buen momento para plantearnos preparar un plan de pensiones que nos permita disfrutar de la vida como merecemos, una vez digamos adiós a una larga etapa laboral.

Convertir el ahorro para la jubilación en un hábito

Los cambios de hábitos de consumo han propiciado que nos acostumbremos a pagar pequeñas cuotas mensuales por productos y servicios. Cada vez es más frecuente abonar pequeñas cuotas por nuestra plataforma de vídeos y series favorita, por ampliar la capacidad de almacenamiento de nuestro correo en la nube o el donativo mensual que realizamos a la ONG que apoyamos. Hasta servicios de reparto nos proponen que nos hagamos clientes fijos y nos garanticemos los envíos pagando una cuota.

Son inversiones regulares que asumimos pensando en que nos simplifican la vida o nos la harán más agradable. También porque nos permite obtener mayor rentabilidad en forma de mejor servicio a menor coste.

Imagina que hicieras lo mismo con tu plan de pensiones, que conviertas el ahorro para la jubilación en un hábito recurrente. Que cada mes, pongamos, metas en la hucha de tu plan 50 euros. Llegarías a final de año con una inversión de 600 euros, que podrías complementar con una aportación puntual al cierre del año, hasta completar los 2.000 euros de límite para desgravar.

¿Qué ventajas tiene el ahorro periódico para la jubilación?

Son muchas las ventajas del ahorro periódico. Ahorrar mes a mes para cuando puedas disfrutar de la jubilación:

  • Fomenta el hábito del ahorro a largo plazo. Las aportaciones periódicas permiten alcanzar una jubilación sin sobresaltos de una manera metódica y constante. Y el método y la constancia crean un hábito que hará que el ahorro para la jubilación forme parte de cada uno.
  • Dinámica más sencilla. Si consideras el ahorro para la jubilación como un gasto mensual más, como el agua o el teléfono, y programas tu aportación a planes de pensiones de forma automática, no tendrás que preocuparte de nada.
  • Menor impacto en tu presupuesto. El ahorro periódico supone menor esfuerzo (la aportación es más reducida), que cuando se hace un pago único.
  • Freno a los imprevistos. Muchos partícipes dejan sus aportaciones para final de año, pero siempre pueden sucumbir a los imprevistos o tentaciones de gasto que pueden dar al traste con sus planes de ahorro.
  • Adaptación a cada ciclo vital. El ahorro recurrente no está reñido con la adaptación de las partidas destinadas a la hucha de la jubilación. Puedes adecuar la cuantía a tu ciclo vital.
  • Mejores resultados. Con hábitos de ahorro a largo plazo y aportaciones periódicas, el tiempo y la constancia juegan a favor del ahorrador: los riesgos del mercado se diluyen al invertir en ciclos económicos diferentes y el periodo para generar rentabilidad se extiende (efecto del interés compuesto).

En Seguros RGA nos hemos propuesto incorporar a la ciudadanía al ahorro a largo plazo para la jubilación mediante aportaciones periódicas que lleguen a cubrir el máximo establecido de 2.000 euros, una cantidad todavía más accesible a través de cantidades pequeñas y recurrentes.

¿Te sumas? Puedes pedir información sin compromiso en tu oficina de Caja Rural.

Leer más:

¿Sabías que nuestro plan de pensiones RGA Renta Variable Española ha sido ganador del Premio Morningstar al mejor plan de su categoría por su rentabilidad en 2020 y a largo plazo?

Tal vez te interesa también:

Deja un comentario

Información sobre Protección de Datos:

Responsable: Rural Grupo Asegurador, AIE (en adelante RGA).

DPO: dpo_rga@segurosrga.es

Finalidad: la publicación de los comentarios realizados en el Blog de RGA. Los datos personales de las personas inscritas en el blog se mantendrán en el sistema de forma indefinida en tanto el interesado no solicite su supresión.

Legitimación: consentimiento del interesado.

Destinatarios: no se cederán datos a tercero salvo obligación legal.

Derechos: como titular de los datos, usted tiene derecho a acceder, actualizar, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, dirigiéndose a Seguros RGA, con domicilio social en C/Basauri, 14 (28023) Madrid, o en la dirección de correo electrónico protecciondedatos@segurosrga.es, especificando el correo electrónico que utilizó para la publicación del comentario en el blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.