5 consejos para pagar menos en tu Seguro de Hogar

19 / 09 / 2018 Tu casa

En Tu rincón más seguro resumimos unas sencillas claves que puedes seguir para reducir el coste de la póliza de tu vivienda sin caer en el temido infraseguro, que puede salir muy caro.

reducir el coste del seguro de hogar

Si las paredes de las viviendas hablaran, contarían un sinfín de anécdotas, recuerdos y planes compartidos. Y es que el día a día de una familia da para muchas batallitas. Pero el hogar, ese refugio donde sentirse a salvo, no está exento de percances.

Cada 14 segundos el agua provoca daños en alguna vivienda de España, principalmente filtraciones ocasionadas por cañerías en mal estado; cada 25 segundos se rompe algún cristal y, cada 28, el servicio de asistencia de las compañías aseguradoras reciben algún aviso. Antes de que acabes de leer este artículo, se estarán tramitando varios casos en todo el país.

Estos datos, derivados de la Memoria del Seguro de Unespa, arrojan una idea de la importancia del seguro multirriesgo del hogar para hacer frente a los imprevistos que se producen a diario. En España hay 18,9 millones de viviendas aseguradas, de las cuales una de cada cuatro registra algún percance a lo largo del año. Además, un 7% padece más de uno en el mismo periodo. De ahí que el seguro de hogar sea el segundo seguro más contratado en el país, sólo por detrás del de coche.

En el presupuesto destinado a la vivienda, el gasto dedicado a este menester alcanza el 17%: el segundo en peso, después de los servicios de asistencia doméstica. No obstante, se trata de una inversión necesaria teniendo en cuenta que permite respirar frente a percances como un robo o un incendio que, sin seguro de hogar, podrían suponer un fuerte varapalo para la economía doméstica.

Con estos 5 pasos puedes reducir el coste del Seguro de Hogar

Existen fórmulas, no obstante, para abaratar la factura de tu seguro de hogar y paliar así su subida anual. Desde Seguros RGA resumimos 5 consejos para recortar el importe de tu recibo:

1. Evita coberturas innecesarias. En Tu rincón más seguro publicamos las coberturas más desconocidas del seguro de hogar. Conviene estar al tanto de las contingencias y eventualidades que incluye nuestra póliza para evitar la cobertura de siniestros improbables.

Ponemos un ejemplo práctico, aunque de perogrullo: imagina que en su día poseías joyas de valor aseguradas con tu vivienda y que en determinado momento las vendiste y ya no las tienes. En ese caso, puedes contactar con la compañía para poner la póliza al tanto de este cambio, lo que permitirá rebajar tu recibo, ya que reducirá el valor de los artículos que se deben proteger en caso de robo en el hogar.

2. Agrupa esta póliza con otros seguros. Con Seguros RGA y las Cajas Rurales tienes la posibilidad de agrupar tus seguros  y fraccionar su pago en 12 mensualidades. Esta tarifa plana hace posible asumir mes a mes el pago del seguro, en lugar de tener que afrontar de golpe el importe anual, lo que permite a las familias administrarse mejor y planificar de forma más cómoda este gasto.

3. Refuerza la seguridad en tu vivienda. Si has mejorado la seguridad de tu vivienda con alarmas, rejas, cámaras, puertas blindadas o sistemas de detección de humo, contacta con tu compañía para comunicarle estas reformas que, sin duda, abaratarán el coste de tu seguro de hogar. Del mismo modo, si has colocado un nuevo sistema de calefacción o has renovado las instalaciones de agua, electricidad o gas dada su antigüedad debes informar de estas mejoras, ya que cuanto más nuevas sean estas infraestructuras, menos probable será que fallen. Revisa el capital asegurado cada vez que incrementes la seguridad en tu hogar o realices reformas para que tu póliza se adapte a la realidad.

4. Asegúrate de no tener coberturas duplicadas. Si tu comunidad tiene contratado un seguro que cubre determinados aspectos, como daños por agua en zonas comunes, excluye este aspecto de tu póliza de hogar para evitar que se solapen coberturas de forma innecesaria.

5. Revisa periódicamente tu póliza. Tu póliza debe adecuarse a las necesidades reales de tu vivienda. Siempre puedes renegociar con tu compañía las condiciones, de manera que se ajusten a la realidad de tu hogar. De esta forma el capital asegurado se adaptará en todo momento a las garantías contratadas.

Estas sencillas claves te permitirán reducir el coste del seguro de hogar para que, sin necesidad de hacer un desembolso excesivo ni caer en el infraseguro –que puede salir muy caro-, tu vivienda siga siendo ese refugio en el que todos os sentís a salvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.