7 consejos para no perder la cabeza el #blackfriday

20 / 11 / 2018 Lo más visto

La globalización ha hecho que asumamos tradiciones de otros países como el Black Friday y el Cyber Monday. No está mal adelantar parte de las compras navideñas a noviembre, pero hazlo con cabeza y sobre todo, con corazón.

el black friday y el cyber monday

¿Qué le vamos a hacer? Uno de los fenómenos de la globalización es la extensión de costumbres y hábitos propios de un país o región del mundo. Ya lo vimos con Halloween y el modo en que ha invadido nuestro tradicional Día de Todos los Santos. Este mes de noviembre tocan Black Friday y Cyber Monday y ya los escaparates virtuales y físicos se llenan de ofertas.

Como ya sabes, hablamos de días netamente comerciales, un anticipo de la campaña de Navidad. Hay que remontarse a los orígenes del Viernes Negro para entender por qué. El Black Friday, oriundo de Estados Unidos, marca el inicio de las rebajas, que en España, hasta la liberalización de 2012, siempre fueron más propias de enero.

¿Por qué es negro el viernes?

Hay varias teorías al respecto. Unas hablan del tráfico denso de coches y personas que se registraba ese día (el viernes siguiente al jueves de Acción de Gracias) en las calles de Filadelfia. Otras explicaciones aluden a “la caja” que hacían las tiendas con las rebajas, lo que les permitía pasar de números rojos a números negros.

¿Desde cuándo se celebran en España el Black Friday y el Cyber Monday?

España abrazó la costumbre importada de Estados Unidos coincidiendo con la crisis y con la llegada de Amazon a nuestras vidas. El gigante de las ventas online tiene mucho que ver con este fenómeno relativamente nuevo en nuestro país. Hace tres o cuatro años, el pequeño comercio decidió subirse al carro, adelantando el pistoletazo de la campaña de Navidad al Black Friday. Aunque no todos lo ven con buenos ojos.

Si el viernes negro es una estrategia comercial de la segunda mitad del siglo pasado, el Cyber Monday es una costumbre más reciente, asociada al auge de Internet y del comercio online. Algunas fuentes datan su aparición en 2005. Este día se ‘vende’ como el más propicio para hacernos con gangas tecnológicas en la Red.

En el Black Friday, compra con cabeza y con corazón

Explicado todo esto, no vamos a decirte que evites la tentación del Black Friday y el Cyber Monday. Después de todo, puede ser una buena estrategia adelantar a noviembre algunas de las compras que habitualmente hacemos por Navidad y así podemos dividir en dos o tres meses el gasto que afrontamos en estas fechas.

Estos 7 consejos te ayudarán a no perder la cabeza ni el bolsillo:

  • Haz una lista con las necesidades reales que tienes y con los regalos que has previsto hacer la próxima Navidad. Así evitarás comprar cosas prescindibles y olvidarte del detalle que quieres tener con ese familiar o amigo especial.
  • No te fíes de las megaofertas, sobre todo si te llegan a través de mensajes masivos. Suelen ser promociones engañosas, no asociadas a la marca original, que por norma tienen un objetivo oculto como pillar tus datos para comercializarlos o ‘robarte’ los datos de tu tarjeta.
  • Si compras por internet, asegúrate que la web usa el protocolo seguro (https://)
  • Por tu seguridad y la de tu cuenta corriente, mejor si pagas con una cuenta de PayPal o una tarjeta virtual.
  • Establece un presupuesto que se ajuste a tu capacidad financiera y esfuérzate por no sobrepasarlo.
  • Compara, siempre compara. Es la mejor fórmula para asegurarte que has conseguido el producto deseado al mejor precio.
  • Y por último, te pedimos que en la medida de lo posible, elijas al pequeño comercio para realizar tus compras. Esta es la parte del Black Friday y el Cyber Monday que requiere, además de cabeza, corazón.

Ten en cuenta que detrás del pequeño comercio hay familias de tu entorno, autónomos que generan empleo y que también necesitan salir de stock y poner los números rojos en negros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.