Navega a gusto y compra sin sustos

17 / 05 / 2021 Más que seguros

Este 17 de mayo se celebra el Día Mundial de Internet, una herramienta que revolucionó nuestras vidas hace ya cuatro décadas y que, como todo, tiene su lado oscuro. Conviene evitar sus trampas para hacer con seguridad cosas ya muy habituales, como operar en las cuentas bancarias o comprar en tiendas virtuales


internet segura

Contraseñas fuertes, antivirus y sentido común, para una internet segura. Foto: iStock

Ahora hay días internacionales de casi cualquier cosa, así que no debe extrañarle a nadie que haya un Día de Internet. Este 17 de mayo se celebra en España y en varios países de Iberoamérica la existencia de esa herramienta que hace ya cuatro décadas nos revolucionó la vida y que parece que ha venido para quedarse.

La llamada Red de Redes entró paulatinamente en oficinas y hogares y ahora mismo es rarísimo encontrarse con gente que no la utilice por alguna circunstancia. Dicho lo cual, hay que añadir que no todos saben que es un arma de doble filo, que está cargada de peligros. O si lo saben, desconocen en cambio qué pueden hacer para evitar esas trampas.

El propio internet está lleno de decálogos para aconsejar su buen uso. Recomendaciones tan obvias como no abrir los correos electrónicos extraños (que viene a ser como dejar entrar en tu casa a desconocidos), no dar nuestras claves y contraseñas a quienes nos las pidan, por más que nos aseguren que les resultan imprescindibles, proveerse de un buen antivirus o abstenerse de entrar en páginas que no nos ofrezcan garantías.

Pero como tampoco queremos dar nada por sabido de antemano, desde Seguros RGA vamos a profundizar en estas cuestiones básicas y en otras que no son tan del dominio público pero que pueden servir para cosas que se hacen cada vez más.

Páginas seguras

No todas lo son, evidentemente. Cuando se entra en una web que no se conoce, es fundamental echar un vistazo a la parte alta de nuestra pantalla, donde figura el nombre de la página a la que estamos accediendo. Si vemos un candado cerrado antes del nombre, teóricamente es segura. En ese caso, podemos operar en nuestras cuentas bancarias o comprar en tiendas, siempre con mucho cuidado y desconfiando sistemáticamente de quienes nos pidan nuestra contraseña personal. Que es eso: personal e intransferible. Si por el contrario vemos un triangulito negro con un signo de admiración, seguido de las palabras “no es segura”, por lo menos hay que dudar, porque resulta que entre tu ordenador y el servidor donde está alojada esa página “no segura” no hay una conexión que garantice la privacidad entre el emisor y el receptor, así que podría ser que entrara algún intruso y captara datos privados. Que violara la intimidad de tu PC, que debe ser sagrada.

Un buen antivirus es básico

Ojo, en muchas de las páginas que advierten que no son del todo seguras sí que se puede entrar. Lo que no deberías hacer en ellas es comprar algún producto o descargar ficheros. Para hacer esto último, al menos, deberías disponer de un buen antivirus. Esto es especialmente importante cuando estamos hablando de un centro de trabajo en el que funcionen muchos terminales, pero también para un uso privado. Hay muchísimos antivirus disponibles y la mayoría de ellos se pueden descargar desde el ordenador, pero hay que asegurarse de que es efectivo.

En caso de duda, es bastante probable que en la tienda de informática que hay a dos manzanas de casa puedan echarte una mano.  ¡Te lo recomendamos! También te pueden ayudar en el servicio de asistencia informática 24/7 incluido en tu seguro de hogar RuralCompacto.

Aprende a distinguir los anzuelos de los pescadores

En relación con los dos puntos anteriores, hay que precisar también que, aun absteniéndose de entrar en páginas dudosas y disponiendo de un antivirus potente, el usuario nunca está del todo a salvo de los temidos hackers, esas personas con amplios conocimientos informáticos que, por disponer de mucho tiempo libre o por lo que sea, se dedican a hurgar en ordenadores ajenos haciéndose pasar previamente por tu banco o el proveedor de determinado servicio que tal vez tengas contratado.

¡No piques! En el blog de Ruralvía encontrarás algunos consejos al respecto.

Contraseñas simples no, por favor

Una regla básica para manejarte por Internet de manera segura es utilizar contraseñas a prueba de hackers. Es como en la vida real: si una casa se protege con una puerta de papel de fumar, la podrá derribar cualquiera. Si cualquiera que tenga a mano tu portátil puede acceder a todo lo que le venga en gana tecleando 123456, es como invitarle a que lo haga. Un truco muy extendido es utilizar como clave una fecha señalada (la del nacimiento de tu primer retoño, la de tu boda o la de tu divorcio). Tampoco es recomendable. Una combinación de letras, números y algún símbolo será siempre mejor opción. Tampoco deberías convertirla en la contraseña para todo, sino procurar variarla.

Lo que subes a la red ya no es tuyo

Confianzas, las justas. Desgraciadamente, no todas las personas que utilizan redes sociales como Twitter o Facebook son seres angelicales. De hecho, hay bastantes perfiles falsos para hacer de las suyas. Algunos se ven venir, otros no.

Han trascendido casos de redes pedófilas que se enmascaraban bajo la apariencia de tiernas asociaciones de adorables padres de familia que únicamente querían compartir las fotos de sus preciosos hijos con el mundo. Así que ya sabes, si subes imágenes de tus hijos, lo mejor es hacerlo con mesura y, preferiblemente, con la máxima privacidad.

Por la misma razón, hay que saber que la imagen subida de tono que mandaste a tu novio/a por correo electrónico o por WhatsApp le llegará a él/ella, pero quién sabe si también a alguien más, en el caso de que esos hackers antes mencionados entren en tu sancta sanctorum informático. Lo que subes a internet ya no sólo te pertenece a ti, eso es así.

Y si te preocupa cómo se gestionarán esas cuentas creadas en vida, recuerda que tu seguro de decesos se encarga del llamado “borrado digital”.

Deja un comentario

Información sobre Protección de Datos:

Responsable: Rural Grupo Asegurador, AIE (en adelante RGA).

DPO: dpo_rga@segurosrga.es

Finalidad: la publicación de los comentarios realizados en el Blog de RGA. Los datos personales de las personas inscritas en el blog se mantendrán en el sistema de forma indefinida en tanto el interesado no solicite su supresión.

Legitimación: consentimiento del interesado.

Destinatarios: no se cederán datos a tercero salvo obligación legal.

Derechos: como titular de los datos, usted tiene derecho a acceder, actualizar, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, dirigiéndose a Seguros RGA, con domicilio social en C/Basauri, 14 (28023) Madrid, o en la dirección de correo electrónico protecciondedatos@segurosrga.es, especificando el correo electrónico que utilizó para la publicación del comentario en el blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.