Unas vistas celestiales tras un infierno en vertical

9 / 08 / 2017 Tu ocio

La etapa 17 de la Vuelta debuta en Los Machucos, un puerto de montaña calificado de inhumano por su dificultad. En su cima, junto al monumento a la Vaca Pasiega, aguarda una espectacular panorámica de la costa cántabra.

machucos monumento vaca pasiega. Foto: eltomavistasdesantander.com

La decimoséptima etapa de la Vuelta Ciclista a España 2017 ‘tomará las de Villadiego’-como reza el popular dicho- para poner rumbo al Alto de Los Machucos, en Cantabria, una subida inédita en la carrera con rampas infernales que incluso han sido calificadas de “inhumanas”.

Este puerto de montaña acumula pendientes que llegan al 28% de desnivel en sus 13,6 kilómetros de subida desde la localidad de Arredondo. Este nuevo ‘monstruo’ de la Vuelta -como lo definen en el Diario As- se suaviza al llegar a la cumbre, donde aguardan imponentes vistas y se alza el monumento a la Vaca Pasiega, que da nombre al final de la etapa. Al parecer no es la única vaca que los ciclistas encontrarán en su camino de subida a este coloso, ya que hay “muchas plantadas en mitad de la carretera”, avisan en el mismo diario deportivo.

Durante esta ronda los aficionados al ciclismo podrán disfrutar de la historia de Villadiego, una ciudad habituada al ciclismo al ser una de las paradas usuales en la Vuelta a Burgos. Este municipio castellanoleonés fue declarado Bien de Interés Cultural y posee un rico patrimonio con una arquitectura civil y religiosa digna de visita. El Palacio de los Velasco y el de los Condestables de Castilla, ambos del siglo XVI, o las iglesias góticas de San Lorenzo (siglo XIV y XV) y Santa María (siglo XVI) son algunas de las joyas que alberga el municipio, que se transformó en refugio de los judíos en el siglo XIII.

Fue Fernando III el Santo quien prohibió capturar en la localidad a esta comunidad, víctima de persecuciones constantes. Aquel capítulo de la historia hizo que se popularizara la expresión “tomar las de Villadiego”, que aparece en obras como ‘El Quijote’ o ‘La Celestina’, y que significa huir de forma precipitada de un peligro o desentenderse de una situación.

Villadiego forma parte de las 4 villas, junto a Amaya y su imponente Peña; Melgar de Fernamental y sus canales; Castrojeriz, parada destacada del Camino de Santiago con edificios históricos notables, incluido un castillo que observa el pueblo desde la cima de un cerro; y Sasamón con su visible pasado romano.

rutas btt 4 villas. Foto: 4 villas

Por las 4 Villas se pueden disfrutar numerosas rutas en bicicleta, ya que por su fusión de campiñas y páramos con zonas montañosas y valles bañados por los numerosos ríos de la zona, arroja bonitas estampas, así como un paisaje muy característico que invita a sumergirse en la naturaleza. En la guía elaborada por 4 Villas de Amaya (PDF) se incluyen 17 itinerarios de gran belleza por la historia que albergan, pero también por sus bellos paisajes. Entre estas rutas destacamos la que discurre por las Loras, unas formaciones geológicas singulares que sobresalen en la llanura. Majestuosos cañones fluviales se alternan en la zona con grandes páramos, formando un paisaje plagado de contrastes. La ruta parte de Villadiego y discurre por la zona más oriental de las Loras siguiendo el cauce del río Brullés para adentrarse en una zona montañosa.

Para regresar a Villadiego se toman los caminos que discurren paralelos al río, con un impresionante bosque de ribera en el que se aprecian chopos, sauces, fresnos, álamos majuelos y rosales silvestres. El camino pasa por distintas poblaciones como Brullés, Villaute o Villalibado, con un rico patrimonio. En total son 39,8 kilómetros que requieren estar en buenas condiciones físicas.

En excelente estado de forma deben estar, por otra parte, quienes se atrevan con el infierno vertical de los Machucos, también conocido como el Collado de la Espina. Por su extrema dureza, incluso para los ciclistas más experimentados y avezados, no está de más inspeccionar primero el terreno en coche antes de atreverse con este titán.

Para quienes asuman este reto a pedales recomendamos seguir idéntico trayecto al de la Vuelta hasta llegar al monumento a la Vaca Pasiega, uno de los iconos de este valle cántabro. El itinerario arrancaría en Solares en dirección a La Cavada para ascender al puerto de Alisas y tomar dirección a Los Machucos. En la bajada, por San Roque de Riomiera, es necesario extremar la precaución.

El esfuerzo de subir sobre pedales hasta la cima de Los Machucos bien merece la pena por las impresionantes vistas que aguardan en el lugar, desde donde se divisa la costa entre Santoña y Santander. Unas vistas celestiales tras un infierno en vertical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.