#Emprender: el coste de trabajar por un sueño

15 / 02 / 2018 Tu negocio

¿Ha mejorado la realidad de los emprendedores con la entrada en vigor de la Ley de Autónomos? Desde Seguros RGA hacemos balance de la situación actual del colectivo, así como de las mejoras que demanda.

Foto: iStock

El camino de los emprendedores no es fácil. Alcanzar los sueños requiere horas de insomnio y mucho trabajo. Las estadísticas oficiales sacan a la palestra la cruda realidad de los 3,2 millones de autónomos del país. Cobran alrededor de 500 euros menos que los asalariados y tienen peores pensiones al jubilarse, pese a sus jornadas maratonianas: normalmente echan 8,2 horas más de media que los empleados por cuenta ajena, una cifra que aumenta si tienen asalariados a su cargo, hasta superar las 50 horas semanales. Eso sin contar labores administrativas, desplazamientos o quebraderos de cabeza para sacar a flote su negocio, lo que convierte la conciliación en misión imposible.

Para allanar el duro camino del colectivo, la Ley de Autónomos, cuyas novedades ya analizamos en esta guía, incluye medidas para mejorar su protección social, reducir las trabas administrativas o tratar de favorecer la creación de nuevos empleos, así como el emprendimiento femenino. Pero, ¿hasta qué punto estas medidas han beneficiado a los emprendedores? Un mes después de la entrada en vigor de la normativa radiografiamos la situación del colectivo:

Para empezar, enero se ha saldado con 10.785 autónomos menos. Pese a que la ampliación de la tarifa plana, una de las medidas estrella de la nueva ley auguraban cifras más halagüeñas, lo cierto es que un gran número de empresarios se ha visto abocado a tirar la toalla.

El comercio, un sector especialmente castigado

Uno de los sectores especialmente castigado es el pequeño comercio. Sólo en enero 4.700 tuvieron que cerrar tras ver cómo sus negocios hacían aguas. Esta sangría no es nueva: 36 comerciantes autónomos tuvieron que echar la persiana al día en 2017, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Y es que en la actualidad el comercio de barrio no sólo tiene que medirse con las grandes superficies. La crisis le asestó una estocada de la que aún no se ha repuesto y, hoy día, se enfrenta a un Goliat contra el que aún no ha hallado honda ni piedra lo suficientemente grandes para ganar la batalla: el comercio electrónico. Gigantes como Amazon o Alibaba se están quedando con gran parte del pastel sin que los empresarios puedan adaptarse a la nueva situación, lamentan asociaciones del gremio como la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA).

“Las expectativas de mejoras gracias a la ampliación de la tarifa plana han chocado con la triste realidad”, declaraba el colectivo, que si bien aplaude esta medida considera carente de lógica que “se ayude por igual a un emprendedor sin recursos que a un autónomo que sale de una empresa del IBEX”.

Pero no todo es negativo. La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) se inclina por ver el vaso medio lleno: medidas como la tarifa plana han servido de acicate para que muchos emprendedores den el paso. Este enero las altas han ascendido a 72.000, la mejor cifra de la última década en afiliación de autónomos

En todo caso, el número de altas está muy por debajo de las expectativas si se tiene en cuenta que enero es el mes de las altas, según la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), para la que las medidas de la nueva ley son insuficientes y “de corto alcance”, dado que no ayudan a mantener los establecimientos existentes.

¿Cómo mejorar las condiciones de los autónomos?

Las principales asociaciones del sector abogan por acometer estas 5 medidas que la Ley de Autónomos ha dejado en el tintero:

  •  Una cotización en función de los ingresos reales, una opción que ya se baraja desde el Pacto de Toledo. UPTA propone tres cuotas en función del salario mínimo interprofesional.
  • Prestaciones sociales dignas: la pensión media de los autónomos es de 700 euros y el “laberinto administrativo” actual provoca que solo el 1% cobre prestación por desempleo, denuncia UATAE.
  • Una baja laboral efectiva, ya que “si tenemos un accidente o enfermedad, nos vemos obligados a actuar como súper héroes”, lamenta UATAE.
  •  Ley de segunda oportunidad para poder seguir ejerciendo la actividad en caso de endeudamiento.
  •  Medidas para mejorar la financiación y atajar la morosidad de la que es víctima el colectivo.

Incidir en estos frentes mejoraría la situación de un colectivo que trabaja duro para hacer sus sueños realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.