Historia y leyenda del primer seguro de autos

29 / 08 / 2017 Tu coche

A finales del siglo XIX un invento cambió para siempre nuestras vidas y nuestras calles: el automóvil. Sólo falta saber si estos nuevos vehículos ya tenían o no seguro. En Tu Rincón más Seguro recordamos la historia de esta póliza.

accidente-coche

Vía Pixabay

En 1895, Karl Benz desarrolló el primer auto propulsado con gasolina. Lo que seguramente no sabía el genio alemán es que con su creación dio lugar al medio que mayor volumen de pólizas generaría en el futuro. Pero, ¿de cuándo data el primer seguro de autos?

Si echamos la vista más de un siglo atrás, parece que estos vehículos no tuvieron que esperar demasiado para obtener cobertura aseguradora. Pero no fue Alemania sino Estados Unidos el lugar donde se registró el primer seguro de autos, el 1 de febrero de 1898, según se inclinan la mayoría de las fuentes, porque a veces la historia se mezcla con la leyenda, y al revés.

La compañía que se apuntó el tanto fue Travellers Insurance y el primer tomador de la póliza, el doctor Truman J. Martin, residente en Buffalo (Nueva York), pagó una prima de alrededor de 12 dólares. Una curiosidad, la más llamativa sin duda, es que su coche no estaba asegurado frente a choques con otros vehículos similares, sino que se cubrían siniestros por colisión con carruajes y jinetes, algo mucho más probable, si se tiene en cuenta que en esa época la cifra de vehículos motorizados era insignificante.

El precedente de estas prestaciones hay que situarlo en los seguros para coches de caballos que fueron instaurados en 1821 por el Prefecto de París, quien tuvo la brillante idea de crear un fondo común con aportaciones de los cocheros para hacer frente a multas e hipotéticos daños a terceros. El Prefecto ignoraba que estaba poniendo la primera piedra del actual seguro de vehículos.

Con el paso de los años, surgieron las legislaciones sobre el seguro del automóvil y se configuró la responsabilidad civil objetiva. En España fue en 1908 cuando se redactó la primera normativa de seguros privados, aunque no entró en vigor hasta 1912. En la década de los setenta la Ley de Uso y Circulación de Vehículos a Motor fue la primera norma en diferenciar el seguro obligatorio del voluntario.

Estas pólizas también se han renovado con el devenir del tiempo, reinventándose en opciones y coberturas, acompañando hoy en día a los millones de vehículos que circulan por las carreteras de todo el planeta. En 2016 y solo en España, el seguro de automóviles logró una facturación por encima de los 10.500 millones de euros, según ICEA. ¿Podrían haberse imaginado Karl Benz o el Prefecto de París esta cifra?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *