¿Contratar un seguro de vida o de accidentes?

10 / 01 / 2018 Tu familia

Normalmente se tiende a identificar y confundir ambos productos por sus similitudes, pero lo cierto es que sus coberturas son distintas y se complementan. Explicamos las semejanzas y diferencias entre ambos.

Foto: iStock

Cuando se supera el ecuador de la vida, los hijos aparecen en escena y comienzan a peinarse canas, es difícil no pensar en el futuro de la familia en el momento en que falte la persona que la sostiene económicamente. Si además se ejerce una profesión arriesgada o es necesario exponerse a muchas horas de carretera para llegar al centro de trabajo, es común plantearse lo que sucederá con las personas que más queremos si un día ocurriese algún imprevisto. Es imposible controlar lo que pasará, pero sí se pueden adoptar medidas para proteger el mañana de los seres queridos, de modo que no pasen apuros financieros ante el fallecimiento o invalidez de quien lleva el peso de la economía doméstica. En estos casos, ¿es mejor contratar un seguro de vida o un seguro de accidentes?

Muchas personas confunden ambos productos y creen que se trata del mismo seguro. Aunque guardan similitudes, sus coberturas son diferentes y más bien se complementan. En ambos casos se protege la integridad física del asegurado y su posesión más preciada, la vida, pero de un modo diferente.

El seguro de vida suele contratarse para que la familia no sufra carencias económicas en caso de que su principal apoyo económico sufra una invalidez o fallezca a consecuencia de cualquier circunstancia: accidente, muerte natural o enfermedad, entre otras causas.

El seguro de accidentes, por su parte, cubre la pérdida de una vida o la invalidez que sea fruto de un accidente -ya sea de tráfico, laboral, etc.- y los gastos derivados del mismo.

Esclarecido el objeto de ambos seguros, pasamos a enumerar sus similitudes y diferencias.

Semejanzas entre un seguro de vida y un seguro de accidentes

Tanto el seguro de vida como el seguro de accidentes ofrecen cobertura en caso de fallecimiento o invalidez por accidente que imposibilite ejercer cualquier tipo actividad profesional remunerada. Si se tiene contratada la cobertura de invalidez profesional, que es opcional, y el tomador del seguro sufre un accidente que le impida seguir trabajando en su actual profesión también cobraría indemnización con ambas pólizas.

Seguro de vida vs seguro de accidentes

Hasta aquí las similitudes entre ambos. Pasamos a analizar sus diferencias:

Invalidez parcial: aunque ambos seguros ofrecen la invalidez permanente absoluta, únicamente el seguro de accidentes puede cubrir, además, la invalidez permanente parcial.

La indemnización se calcula dependiendo del capital asegurado, con unos baremos en función del percance sufrido. Así, de acuerdo a la contingencia, se aplica el porcentaje especificado en el baremo sobre el capital asegurado en la póliza.

El fallecimiento o invalidez ocasionado por cualquier causa solo lo cubre el seguro de vida. El seguro de accidentes solo proporciona esta cobertura cuando el fallecimiento o la invalidez se debe a un accidente. Sin embargo, el seguro de vida también cubre enfermedades y prácticamente cualquier circunstancia que devenga en muerte.

Determinados seguros de accidentes también ofrecen cobertura por defunción o invalidez debido a un derrame cerebral o infarto de miocardio. Hay que tener en cuenta que ambas dolencias se han transformado en el principal motivo de fallecimiento en el trabajo, como ya explicamos en este post. De hecho, un 46,8% de los accidentes laborales mortales se debieron a esta causa el año pasado, según los datos del Ministerio de Trabajo.

El seguro de accidentes es el único que puede incluir otras garantías como la atención sanitaria, traslado hospitalario y curación tras sufrir un siniestro. El seguro de vida, en cambio, puede incluir otras garantías adicionales como la gestión de los trámites por fallecimiento debido a cualquier causa, incluido el suicidio a partir del primer año, o un servicio de asistencia personal gratuito en caso de hospitalización o inmovilización en el domicilio durante cierto período de tiempo debido a una enfermedad o accidente.

En lo que respecta a los precios, la prima del seguro de accidentes es bastante más económica ya que solo cubre las contingencias si se produce un accidente.

La prima del seguro de vida se calcula de acuerdo a factores como la edad del asegurado y su estado de salud, como ya indicamos en este post. En cambio, el seguro de accidentes tiene en cuenta la profesión y las actividades que realiza el asegurado para el cálculo de la prima.

¿Qué seguro contratar?

Especificadas estas similitudes y diferencias, ¿es mejor un seguro de vida o un seguro de accidentes?

Contratar un seguro de vida o un seguro de accidentes dependerá del dinero que se quiera invertir anual o mensualmente, de las necesidades de cada familia y del riesgo al que esté sometida la persona que sostiene económicamente la unidad familiar. Muchas personas optan por la contratación de ambos para complementar sus coberturas. De este modo, sendas indemnizaciones protegerán a la familia ante cualquier infortunio que haga peligrar su mañana.

Si quieres ampliar la información sobre la cobertura de ambos seguros puedes acudir a cualquier oficina del Grupo Caja Rural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *