La Vuelta pedalea por Coín, Villa Europea del Deporte

27 / 07 / 2017 Tu ocio

Agua e historia protagonizan la décimotercera etapa de la carrera, que debuta en el municipio malagueño y tendrá un final de ronda inédito en Tomares, acogedora localidad sevillana separada de la capital andaluza por el Guadalquivir.

Barranco Blanco. Vía La Experiencia de Viajar

Barranco Blanco. Vía La Experiencia de Viajar

Aprovechando que Coín ha sido galardonada este año como Villa Europea del Deporte, la décimo tercera etapa de la Vuelta Ciclista a España 2017 pasará por este bello municipio malagueño, que se estrena en carrera. El pelotón vivirá, además, un final de etapa inédito con meta en Tomares, localidad sevillana por la que ya pasó la Vuelta en 2013.

En esta ocasión los aficionados al ciclismo tendrán la oportunidad de conocer más a fondo este acogedor municipio, separado de la capital andaluza por el Guadalquivir. Tomares se popularizó históricamente por sus aguas naturales y sus famosas fuentes, de hecho muchos sevillanos acudían a sus manantiales para abastecerse de agua. La localidad posee un hermoso centro histórico, además de un valioso patrimonio cultural y artístico cuyos máximos exponentes son la Iglesia de Nuestra Señora de Belén (S.XVIII), así como las haciendas señoriales de principios del siglo XV que pueblan su geografía.

Entre las joyas tomareñas también se encuentra su gastronomía. Son famosas las pavías que cocinan las hermanas de la Hermandad Sacramental, una delicia con la que poner punto y final a alguna ruta en bici por el entorno. Recomendamos una circular desde Tomares hasta los Pinares de Aznalcazar, una de las zonas de mayor valor ecológico de la provincia. Este recorrido, de 44 kilómetros, es ideal para disfrutar de la naturaleza a la sombra de los pinos.

Los aficionados a las rutas a pedales pueden recorrer, asimismo, los 197 kilómetros de esta ronda con línea de salida en Coín. El municipio malagueño, a medio camino entre Málaga y Marbella, es un lugar privilegiado por su cercanía a las playas de la Costa del Sol y a la Sierra de las Nieves, lo que permite que conciliar el eterno dilema mar o montaña.

En sus inmediaciones se encuentra el río Pereila y sendos parajes naturales: el Barranco Blanco, de donde brota un manantial de aguas cristalinas en medio de un espeso cañaveral; y el Nacimiento, al sur de la localidad, de donde emana uno de los manantiales más caudalosos de Sierra Blanca, que abastece de agua a Coín. Este bonito espacio se reformó para transformarlo en parque de recreo.

No es el único parque del municipio, donde también se puede visitar el de San Agustín, edificado sobre los restos del convento de los Agustinos –de ahí su nombre. Poblado de jardines y centenarios estoraques, sobre este espacio público se levantó un obelisco en homenaje a las víctimas de la Guerra Civil.

Al bello entorno natural, por el que se pueden hacer distintas rutas, se une el rico patrimonio de Coín, que alberga entre otras joyas históricas la iglesia de San Andrés y el antiguo hospital de la Caridad; el convento de Santa María de la Encarnación (siglo XV); la iglesia San Juan Bautista o la ermita Nuestra Señora de la Fuensanta, de estilo mozárabe.

En el municipio también se conservan unas cuevas rupestres que en otros tiempos pudieron ser un monasterio suburbano y que se someterán a una rehabilitación para su uso cultural.

Para conocer su historia, así como la de Coín, nada como una visita al museo etnográfico Las Vistillas, donde se reconstruye cómo era la vida rural del municipio en el siglo XX. Cuenta con un taller de cerámica que muestra las técnicas y estilos de la alfarería tradicional de la zona, así como un mirador desde el que se puede contemplar una extraordinaria panorámica del valle del Guadalhorce.

Para concluir el paseo por Coín nada como una ruta en bicicleta por la Vía Verde del Canal, 65 kilómetros sin mucho desnivel en los que se puede disfrutar de los variados parajes que pueblan la antiguo carril de servicio que bordeaba al canal de regadío de los pueblos de Guadalhorce desde los embalses del chorro, una zona de un alto valor ecológico.

Un recorrido en el que agua e historia son protagonistas, al igual que en esta etapa de la Vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *