La vertiente más solidaria de la caza

17 / 02 / 2016 Más que Caza

Si bien la caza sirve desde tiempos inmemoriales para combatir el hambre, cada vez es más habitual la caza solidaria, orientada a cubrir necesidades medioambientales, agrícolas y humanitarias.

caza solidaria

 

El pasado enero la dramática situación de un matrimonio valenciano en paro y a punto de ser desahuciado de su hogar saltaba a los medios tras lanzar un desesperado SOS en Mil Anuncios, donde la pareja pedía la carne de las piezas de caza sobrantes para poder alimentar a sus pequeños de 2 y 12 años con algo más que migajas.

Su historia, de la que se hizo eco Jara y Sedal y posteriormente El Mundo, ha puesto sobre la mesa la vertiente más solidaria de las monterías: su uso con fines sociales.

Si bien la caza sirve desde tiempos inmemoriales para combatir el hambre, cada vez es más habitual la caza solidaria, orientada a cubrir necesidades medioambientales, agrícolas y humanitarias.

Asociaciones de cazadores de distintos puntos del país desarrollan proyectos ligados a estos fines. Es el caso de la Sociedad de Caza de Portas y la Cuadrilla ‘Os Da Tora’, que el pasado 2015 mostró su lado más comprometido por segundo año consecutivo al donar 170 kilos de carne de caza al comedor social de ‘San Francisco’ de Pontevedra.

La Federación Extremeña de Caza también suele donar anualmente miles de kilos de carne procedente de las piezas que captura a Cáritas.

La caza solidaria, cada vez más frecuente

La caza solidaria es frecuente asimismo en Andalucía, donde algunos cotos han convertido en solución los problemas que sufren los agricultores por la sobrepoblación de determinadas especies. De forma paralela, intentan paliar el hambre de las familias más desfavorecidas del entorno.

Entre estos se encuentra la Sociedad Deportiva de Caza ‘La Estación’ del municipio jienense de nombre homónimo, donde se organizan jornadas para “controlar la población de liebres ante los daños que provocan a los cultivos, principalmente al olivar y a los sistemas de riego”, explica Rocío Romero, presidenta de esta sociedad.

Las piezas cazadas se han donado a distintos comedores sociales para su distribución entre familias más necesitadas. De este modo ‘la Estación’ trata de “dignificar la caza demostrando que además de una herramienta útil para la agricultura y el medio ambiente es también una actividad que favorece el desarrollo social”, señala Romero.

Las monterías benéficas para recaudar fondos, como la que celebró la Federación Andaluza de Caza para ayudar a los niños con cáncer son igualmente habituales.

En Valencia ha cundido el ejemplo con una nueva iniciativa de cinegética solidaria. La Federación de Caza de la Comunidad Valenciana y la Consejería de Sanidad han cerrado un acuerdo para impulsar un proyecto que permitirá donar a distintos comedores sociales la carne de caza procedente de acciones puntuales que se realizan para el control de población de especies cinegéticas, así como la de algunos campeonatos, según publica Alicante Actualidad.

La caza solidaria es común, por otra parte, en países como Portugal, donde en comarcas especialmente castigadas por la crisis se celebran monterías para recaudar fondos con fines solidarios.

Se trata, en definitiva, de experiencias cada vez más extendidas que muestran el cariz más comprometido y solidario de la caza.

¿Conoces el club de caza de Seguros RGA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *