La esperanza en la humanidad, una ‘fórmula viral’

16 / 12 / 2016 Lo más visto

El ‘Futuro a la Galega’ de Gadis, la fiesta de Carmina del sorteo de Navidad o las ‘Razones para creer’ de Coca Cola son algunos ejemplos de anuncios que han triunfado al poner el acento en las personas y su capacidad de construir un mañana mejor. Desde Seguros RGA recordamos algunas de estas famosas campañas

A punto de cumplir las cien primaveras, una abuela gallega recuerda en una entrevista los cambios de los que ha sido testigo en el último siglo. Ha pasado de montar en burra a tener una tablet. Frente al incierto futuro que tiene ante sus ojos, en el que impera la soledad y la comida basura, en el que se corre a toda velocidad, pero sin una dirección definida, la mujer propone una receta para un mañana mejor: su secreto pasa por un futuro a la galega. Porque “si le dices a un gallego que no puede, te llevarás una sorpresa (…) Si trabajamos juntos, llegamos donde queremos”… propone, mientras pasa por su imaginación una misión espacial gallega, comilonas galácticas e incluso pimientos de Plutón, “sabiendo que la vida es dura y difícil, pero que se hace corta”.

Apenas unas horas después de aparecer, este nuevo anuncio de Supermercados Gadis, que en sus campañas apela al orgullo de ser gallego, se posicionó entre los vídeos más vistos de YouTube con más de 430.000 reproducciones.

Otros conocidos spots han logrado viralizarse recurriendo a la esperanza en otro mundo posible. Desde Seguros RGA recordamos publicidades de distintas marcas que han calado en el público por plantear un mañana mejor, por interpelar a la solidaridad o a la honestidad cuando se cree que todo está perdido o por poner el foco en determinados pilares de la sociedad como la familia o las personas mayores.

Los vídeos más recordados

Comenzamos el listado recordando algunos de los últimos anuncios del sorteo extraordinario de Navidad. El spot de Loterías y Apuestas del Estado suele suscitar gran expectación y los de los tres últimos años, que han coincidido además con un incremento en las ventas del 9%, han dado mucho que hablar.

El de 2014 sorprendió por la humanidad del propietario del bar Antonio, quien no dudó en reservar a su amigo Manuel un décimo premiado el único año en que éste no había podido adquirirlo por su ajustada situación económica. Bajo el lema ‘El mejor premio es compartirlo’, el vídeo ha superado los 4 millones de reproducciones en YouTube.

Un año después –y bajo el mismo lema– vería la luz la conmovedora historia de Justino, un guarda de seguridad de una fábrica de maniquíes que trabaja solo durante el turno nocturno y se encarga de dejar mensajes a sus compañeros para alegrarles el día. Pendiente de esta tarea, olvida apuntarse en la lista de lotería de la empresa, cuyo número resulta agraciado. La triste historia del vigilante da un giro inesperado. El anuncio acumula más de 1,4 millones de reproducciones en YouTube.

En 2016 el spot del sorteo de Navidad ha vuelto a sorprender a la audiencia –ya acumula más de 5 millones de reproducciones en este canal– con la fiesta que todo un pueblo prepara a Carmina, una maestra jubilada. Al estilo de Good Bye Lennin, película en la que el protagonista trata de ocultar a su madre la caída del muro de Berlín cuando despierta de un coma, los vecinos intentan mantener viva la ilusión de la anciana, quien parece creer que le ha tocado el Gordo. Finalmente será ella quien sorprenda a todos, haciendo el suyo el lema que acompaña estos años la campaña.

En 2011, años antes de que Loterías y Apuestas del Estado pusiera el acento en el premio que supone compartir, Coca Cola despertaba la emoción del público al mostrar las ‘Razones para creer’ en la situación del mundo: “Por cada tanque que se fabrica en el mundo… se fabrican 131.000 peluches. Por cada Bolsa de Valores que se desploma… hay 10 versiones de ‘What a Wonderful World”, indicaba el spot, cuyas cifras para la esperanza conmovieron a más de 4 millones de personas en YouTube.

Estas razones para confiar se transforman en razones para creer en los demás, en el spot de esta compañía tailandesa de seguros que supera el millón de reproducciones.

En el anuncio se invita a creer en lo bueno, filosofía que hace suya a diario su protagonista tratando de ayudar a las personas anónimas con las que se encuentra a diario. Su cadena de favores parece caer en saco roto, pero la realidad corrobora el dicho de “siembra y recogerás”.

Si la fe en el otro es importante, aún lo es más en el caso de las familias. Este spot de la Federación Hirukide ahondaba precisamente en eso, en la importancia de los seres queridos en los momentos más difíciles. Y lo hizo a través de un padre de familia en paro al que le había tocado hablar de su profesión en clase de su hijo, un discurso complicado teniendo en cuenta su situación laboral.

Centrado igualmente en la importancia de la familia, pero también en la soledad que sufren las personas mayores, se lanzó este spot de la cadena de supermercados alemana Edeka, con más de 52 millones de reproducciones en YouTube.

En el anuncio, un abuelo abocado a pasar la Navidad solo porque sus hijos están demasiado ocupados, decide ‘morir’ como último recurso para reunir a toda la familia. El éxito de la campaña llevó a la empresa a impulsar otra contra el abandono de las personas mayores bajo el hashtag #heimkommen, que puede traducirse como ‘Volver al hogar’.

Existen otros muchos ejemplos de publicidades que han conmovido a la audiencia por la humanidad que desprenden o su filosofía de fondo. ¿Cuáles añadiríais a la lista?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *