Naturaleza a 360º desde la cima del Angliru

16 / 08 / 2017 Tu ocio

El verde es protagonista en la etapa 20 de la Vuelta, con el regreso del Angliru como meta. Aquí algunas propuestas para disfrutar de la diversa y maravillosa naturaleza de Asturias.

el angliru vuelve a la vuelta. foto de theworldinbike.comLa penúltima etapa de La Vuelta es más corta, de 119 kilómetros, pero dura con el final en el Alto del Angliru y antes el Alto de la Cobertoria y el Alto del Cordal. El regreso de la mítica cima fue noticia incluso antes de la presentación oficial de la presente edición de la carrera y es que había ganas de que el coloso asturiano estuviera en el recorrido.

La salida es inédita desde la localidad de Corvera de Asturias, en la zona centro-septentrional del Principado. La naturaleza es su principal atractivo y protagonista en toda esta etapa en la que los ciclistas tendrán que enfrentarse a uno de los puertos más duros.

Del Angliru poco hay que decir. Puede que sea el lugar en el que se decida la carrera y es que sus imponentes rampas, de hasta el 23,5%, y sus 18 kilómetros de ascenso no serán una prueba fácil de superar. Eso sí, con inmejorables vistas.

Lo cierto es que todo el Principado de Asturias ofrece un sinfín de alternativas en la naturaleza que pueden hacer las delicias de cualquiera. La Senda del Agua, por ejemplo, discurre en parte por la localidad de salida de esta etapa y tiene una longitud de 23 kilómetros.

Nuestra propuesta, verde -aquí más que nunca- es otra aún más conocida, la Senda del Oso, sobre las vías del antiguo tren del valle minero.

senda del oso foto asturiesconbici.orgLa ruta es ideal para que circulen por ella familias ya que tan solo cuenta con un ligero desnivel, es sencilla y transita por variados paisajes, incluida la visita al cercado otero, donde se pueden contemplar varios de estos animales. Las osas Paca y Tola, dos hermanas que viven en un cercado de cuatro hectáreas y se han convertido en las anfitrionas de los Valles de Oso. Quedaron huérfanas cuando un cazador furtivo mató a su madre en 1989 y allí viven en semicautividad.

Tiene forma de Y, y se puede recorrer de dos formas. Es una vía verde que se levanta sobre antiguos trazados de ferrocarril. Discurre paralela al río y atraviesa túneles, puentes, desfiladeros y embalses, por lo que su paisaje es uno de los valores principales, además de estar bien acondicionada.

Se puede hacer más o menos larga, pero como es tan cómoda para la bicicleta y agradable por sus condiciones paisajísticas, os proponemos los itinerarios largos y que cada cual lo lleve hasta donde quiera.

Serían dos las opciones: de Tuñón a Cueva Huerta, y de Tuñón a Ricabo, ambas de unos 30 kilómetros de largo, aunque, insistimos, se puede optar por acortar a 6, 8 o 10 kilómetros.

Dejando al margen la propuesta, la etapa es lujo para los sentidos. En todo el recorrido se suceden numerosas sierras y varios sistemas kársticos por lo que el interés está en la superficie, claro, pero también bajo ella. Por ejemplo, la Cueva de la Peña o Cándamo, en la Sierra del Valle, que está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se trata de una cueva situada en el bajo del curso del río Nalón y conserva arte del paleolítico superior con pinturas de caballos y bóvidos en su galería.

De los municipios, La Vega de Riosa es el último que atraviesa el pelotón antes del ascenso al temido Angliru. Es el que vio nacer la mítica cima, pero además del entorno natural que lo envuelve cuenta con yacimientos históricos, arquitectura barroca, minas de cobre y cobalto en las estribaciones de la Sierra de Aramo y, por supuesto, sus sobrecogedoras vistas. Montaña, minería, tierra, agua…

Espectáculo asegurado en una subida en la que los ciclistas darán el máximo y en la que a buen seguro esperan ánimos para ese final, aunque sean al estilo de esta madre que causó furor en redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *