Una ruta ‘bruja’ hacia el Pirineo francés

La 14ª etapa de la Vuelta parte del municipio navarro de Urdax, donde hace escala la ruta de la brujería, para adentrarse en el Pirineo francés con una final inédita tras coronar Col d’Aubisque, una de las cimas míticas del Tour de Francia.

14 etapa de la Vuelta coronará Ausbique

 

‘Foto finish’ inédita tras una subida apoteósica. Así culminará la 14 etapa de la Vuelta a España, que por primera vez en su historia coronará Col d’Aubisque, una de las cimas del Pirineo francés míticas del Tour de Francia.

Tras la salida de Urdax-Dantxarinea, pueblo fronterizo con Francia donde hace escala la ruta de la brujería navarra, el pelotón se adentrará en territorio francés para enfrentarse a cuatro puertos de montaña: Inharpu, Pierre Saint-Martin, Marie-Blanque y el propio Ausbique, en la que será una de las etapas reina de esta edición de la carrera. Un total de 195.6 kilómetros tan duros como decisivos para quienes luchan por alzarse con el maillot rojo del liderato.

La 14ª etapa de la Vuelta a España permitirá a los aficionados al ciclismo adentrarse en las historias de brujas, contrabandistas y silbadores que rodean estas tierras de hermosas grutas, bosques y montañas donde el mito hace crecer el misterio. Pero también contemplar algunas de las bellas estampas naturales que forman parte del Camino de Santiago de Baztán.

Urdax- Dantxarinea, tierra de agua y puentes

La localidad de Dantxarinea, el ‘Gibraltar navarro’ por su situación limítrofe con Francia, se encuentra en el municipio de Urdax (Urdazubi en euskera, que significa ‘agua y puente’). Su nombre no es casual, ya que varios puentes medievales de piedra sortean el río Ugarana, que lo atraviesa. Fueron los monjes del Monasterio de San Agustín quienes los levantaron junto a un molino que se puede ver en funcionamiento en la actualidad.

La villa nació, de hecho, bajo el dominio de este monasterio en el siglo XV hasta que fue declarada libre en 1774.

El antiguo templo de Urdax, uno de los puntos de visita obligada del municipio, sufrió sendos incendios: en el siglo XVI, cuando Navarra perdió su independencia, y a finales del XVIII, durante la guerra de la Convención. El último devoró los 9.000 volúmenes de su biblioteca. Del edificio aún se conservan su iglesia de piedra –hoy día parroquia de la zona donde se exhibe una muestra permanente de pintura y escultura contemporáneas– y el claustro, donde se encuentra el Museo del Monasterio, que repasa la historia del municipio y su vínculo con el Camino de Santiago.

Y es que Urdax forma parte de las joyas naturales que pueblan el Camino de Santiago de Baztanm, entre Baiona y Pamplona, y en su monasterio se alza un albergue que da refugio a los peregrinos que se adentran en esta ruta a través del alto de Otsondo.

¿Qué ver en Urdax?

Cada año, alrededor de un millón de personas pasan por este encantador pueblo fronterizo, lo que lo convierte en la localidad más visitada de Navarra. Entre sus atractivos se encuentran las cuevas de Ikaburua, que sirvieron de refugio a contrabandistas y guerrilleros durante la Guerra de la Independencia o las contiendas carlistas.

Sus paredes de piedra, moldeadas por el río Urtxuma hace 14.000 años, también han servido de morada a la leyenda. Los lugareños creían que la gruta daba cobijo a las lamias, unos hermosos seres que en la mitología vasca eran mitad mujer, mitad pez.

Se cree que el buen estado de conservación de las cuevas se debe al miedo que inspiraban estas ‘sirenas’.
Este yacimiento prehistórico, el más importante del Paleolítico superior de Navarra, forma parte de la ‘ruta de la brujería’, ya que Urdax jugó un papel activo en la ‘caza de brujas’ que protagonizó la Inquisión en Navarra en 1610.

En la época, las intrigantes historias de hogueras, aquelarres y hechicería ligadas a los bosques y cuevas de la zona abriría el caso más famoso de la historia de la brujería española, el de las Brujas de Zugarramurdi.

Tras recorrer esta misteriosa ruta por los parajes que formaron parte del proceso, merece la pena adentrarse en el casco histórico de Urdax para contemplar la arquitectura típica del municipio, que fusiona el estilo tradicional y señorial. Entre sus calles se alzan las típicas viviendas blasonadas que levantaron los indianos, como se conocía a los vecinos que emigraron a América en los siglos XVIII y XIX y que, tras hacer fortuna en el nuevo continente, volvieron y se instalaron en lujosas casas.

En el municipio se puede visitar, asimismo, la casa natal de Pedro Aguerre ‘Axular’, uno de los principales escritores en lengua vasca del siglo XVII.

¿Qué comer en Urdax?

El paso por Urdax ofrece la oportunidad de disfrutar de los matices de la gastronomía navarra, que durante siglos ha recibido el influjo de los fogones vascos, franceses, riojanos y aragoneses.

Platos como una buena caldereta, un sencillo pero sabroso guiso que combina patatas, tomate y cordero o conejo, o el famoso bacalao al ajo arriero bien merecen la visita.

Por otra parte, por la zona se pueden saborear conocidos y deliciosos quesos del pirineo navarro como el de Idiazabal, reconocido como Producto Patrimonio Culinario Europeo.

El puerto del Aubisque, un clásico del Tour de Francia

El puerto del Ausbisque es la segunda montaña más visitada del Tour de Francia, lo que la ha transformado en todo un clásico. La carrera ha pasado en 43 ocasiones por esta cima, situada a 1.709 metros de altura en el corazón de los Pirineos, en la región francesa de Aquitania.

¿Qué visitar en el puerto del Aubisque?

Cerca de Ausbisque, en el Pirineo Atlántico, se encuentra la estación de esquí de Gourette, con nieve hasta bien entrada la primavera, cuando la verde hierba se abre paso. Precisamente Gourette era el nombre que los pastores trashumantes daban a los pastos que crecían en verano. En los senderos que recorren la zona se observan especies como marmotas o el curioso urogallo.

En sus inmediaciones se localiza la ciudad termal Eaux-Bonnes, a cuyas aguas se le atribuyen propiedades curativas por sus niveles de cloruro y yodo. Fue el médico de Napoleon III y el pionero cirujano de la época de Luis XV, Théophile de Bordeu, quienes dieron fama a los beneficios de estas aguas.

En la zona se puede visitar, además, el típico pueblo de pastores Aas, conocido por sus guías de montaña, pero también por sus contrabandistas durante la segunda guerra mundial. La villa, que se levanta en la ladera de la Montaña Verde, se hizo popular por los silbadores, como se conoce a los pastores que empleaban el método del silbido para comunicarse desde una montaña a otra. Este código secreto lo descubrió en unas vacaciones el nieto del político francés Louis Barthou, desde entonces la fama de los silbadores como embajadores de los Pirineos ha cruzado fronteras.

En otro tradicional pueblo de pastores, Assouste, se encuentra una pequeña capilla romana que data del siglo XII y que fue declarada monumento histórico en 1923.

¿Qué comer en los Pirineos Atlánticos?

Los amantes de la buena gastronomía pueden aprovecharla visita a los Pirineos Atlánticos para degustar algunos de sus platos y productos típicos, como el queso de oveja Ossau-Iraty, con una Denominación de Origen Protegida y ruta gastronómica propia; la garbure, una espesa sopa a base de verduras y confit de oca, cerdo o pato; o la Piperrada, una delicia a base de pimientos, entre otras especialidades.

Ruta en bici por Aubisque

Pocos aficionados al ciclismo se resisten a subir al gran coloso pirenaico cuando visitan la zona. Desde Panticosa se puede hacer el ascenso hasta Portalet para alcanzar la cima del Aubisque tras sortear duras rampas de hasta el 15%. Se trata de una subida complicada para la que se requiere tener experiencia a los pedales.

Consulta en el mapa los atractivos turísticos de cada etapa:

Deja un comentario

Información sobre Protección de Datos:

Responsable: Rural Grupo Asegurador, AIE (en adelante RGA).

DPO: dpo_rga@rgaseguros.com

Finalidad: la publicación de los comentarios realizados en el Blog de RGA. Los datos personales de las personas inscritas en el blog se mantendrán en el sistema de forma indefinida en tanto el interesado no solicite su supresión.

Legitimación: consentimiento del interesado.

Destinatarios: no se cederán datos a tercero salvo obligación legal.

Derechos: como titular de los datos, usted tiene derecho a acceder, actualizar, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, dirigiéndose a Seguros RGA, con domicilio social en C/Basauri, 14 (28023) Madrid, o en la dirección de correo electrónico protecciondedatos@segurosrga.es, especificando el correo electrónico que utilizó para la publicación del comentario en el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.